A final de verano, con un tiempo magnífico y con poquita gente, nos llevamos a la playa a este torbellino rubio que corrió, jugó, se bañó, cogió cangrejos y sobre todo disfrutó de una sesión súper divertida y creo que eso se nota en las fotos…. gracias Eneko!!!!